No, el 'joystick' no está blando por lo que piensas. (Fuente: Michel Ngilen | Flickr)
No, el 'joystick' no está blando por lo que piensas. (Fuente: Michel Ngilen | Flickr)

El ‘joystick’ de la PlayStation no es una nariz de perro (aunque algunos digan lo contrario)

No nos cansaremos de decirlo: internet está lleno de bulos. Si hace unos días recogíamos el del meñique que se deformaba, ahora le llega el turno a uno que tiene que ver con uno de los animales más queridos por el hombre y un famoso joystick. Y no nos referimos, por una vez, a los sempiternos gatos.

No, hoy les toca a sus supuestos archienemigos, los perros. Jugones y no tan jugones, defensores y no tan defensores de los animales se escandalizan tras descubrir que el joystick del mando de la PlayStation está fabricado con una nariz de perro.

No sería la primera vez que alguien acude al apéndice perruno para desarrollar un mando de videojuego. Este mito, que lleva circulando en internet ya un tiempo, también pone sus miras en Nintendo y su GameCube, aquella videoconsola cuyos juegos ahora se están recuperando para la realidad virtual. En este caso, suponemos, las narices de perro se tuneaban de amarillo y gris.

joystick

Hocicos de perro coloreados con Plastidecor. (Fuente: Pixabay)

Y sí, es verdad que el joystick del mando de la Play se parece al hocico de un perro, tan negro y redondeado. El de la GameCube un poquito menos, así que no hay explicación posible porque el bulo no tiene mucha consistencia en este caso. Pero lo podemos negar: el joystick está hecho de materiales sintéticos, normalmente de plástico, como otros muchos componentes de las consolas.

Además de que estaría más que prohibido, no nos queremos ni imaginar lo truculento que debería ser extirpar la nariz de cada animal. No hay animales abandonados en las carreteras suficientes para hacer eso. ¿A quién se le ocurriría tan macabro bulo?

Hasta algún que otro youtuber de postín se ha fijado en este mito y corrió a desmentirlo. Se trata de AuronPlay, también conocido por su amor a la carne salada y que tras difundir en Twitter una captura de pantalla en Facebook y sembrar el pánico entre la muchachada que lo sigue tuvo que aclarar que no, que era un bulo que circulaba por ahí:

Ahora solo nos queda saber si hay alguien que todavía lo cree o cuánto tardará en volver este mito en nuestras pantallas. Esperemos que para entonces haya otro youtuber que lo desmienta.