Hacer algo parecido a esto durante 17 horas es la propuesta de un 'youtuber'.
Hacer algo parecido a esto durante 17 horas es la propuesta de un 'youtuber'.

El vídeo más aburrido del mundo: más de 17 horas de un chaval haciendo un millón de clics

Hace unas semanas dio su singular y efímero salto a la fama un youtuber que había hecho scroll en una hoja de cálculo de Excel hasta descubrir dónde estaba su final. Sin embargo, este valiente no es el único que se ha puesto enfrente de una pantalla y ha decidido pasarse horas y horas haciendo algo. ¿Trabajando? ¿Dejando comentarios anónimos en medios de comunicación? Nada de eso. Algo tan poco apasionante como lo anterior: clicar en un ratón un millón de veces.

El youtuber Tocen ha subido un vídeo en el que se le ve haciendo clic durante más de 17 horas para llegar a tamaña cantidad. De acuerdo a sus palabras, ha batido el reto de clicar más rápido 1 millón de veces: ahora, él mismo ha dejado el listón en 17 horas, 27 minutos y 7 segundos.

En el vídeo, grabado en una sola toma, podemos disfrutar de su apasionante hazaña (aunque quizá con unos pocos segundos nos baste). Llega un momento en el que Tocen se tiene que poner unas gafas y otro en el que ya ni mira la pantalla. Cuando alcanza los 999.002 clics hace una pausa dramática. ¿Se quedará ahí? ¿Decidirá que ya ha tenido suficiente? ¿Se estará replanteando su existencia? Haya calma: en dos minutos, cumple con la meta propuesta.

Tras cumplir con el objetivo, Tocen explica que esta es “una de las cosas más desmoralizantes que he hecho en mi vida”, aunque asegura que también le cambió como persona. No obstante, tiene claro que su logro no será comprendido por todos: “Algunos pueden decir que no he conseguido nada”. Eso sí, aclara que “no le desearía a nadie que hiciera lo que he hecho”. En cualquier caso, nuestro joven amigo está orgulloso de haberse marcado un reto y haberlo terminado.

Tocen se inspiró en otro reto tan apasionante como el suyo: contar hasta 100.000 en un solo vídeo, una proeza que el youtuber MrBeast cumplió en 40 horas en medio de algún que otro bostezo. En el vídeo aparecía una pregunta: “¿Tienes una vida?”. Él respondía: “No”.